Es imposible huir de la familia
La familia tiene que ver con el origen de una persona, sin embargo, la imagen ideal de la familia que se vende en la Navidad, se rompe el resto de año puesto que los conflictos y las diferencias también existen entre hermanos, por ejemplo. De hecho, las herencias suelen ser una fuente de conflicto habitual en aquellos que hacen del materialismo, un valor más importante que el cariño.

Aceptar el pasado para asumir el futuro

Es imposible huir de la familia, incluso en el caso de que dos hermanos no se hablen, por mucho que quieran negar esa realidad, en algún momento, pasará algo que les recordará que son hermanos. Pero además, en la vida, dar la espalda a las raíces supone un precio de dolor, rabia, tristeza y amargura. Por ello, la aceptación es la clave: para poder caminar hacia el futuro con paso firme y felicidad, también tienes que asumir de dónde vienes. El equilibrio entre el ayer y el mañana es un juego perfecto.

Es imposible huir de la familia

Cómo disfrutar de la familia

La clave a la hora de disfrutar de los momentos compartidos en familia es asumir, aunque te duela, e incluso, aunque te cueste, que las personas no son como tú quieres que sean. Libérate del deseo de tener una familia ideal para poder valorar la que tienes.

Además, también es importante entender que por mucho que dos personas se hayan formado en una misma familia, eso no significa que sean iguales. Cada uno es diferente, tiene sus expectativas y sus ilusiones, por ello, igual que sucede en la vida, en una misma familia tienes que poner en práctica la tolerancia. Pero curiosamente, muchas veces es con los más cercanos con quienes más cuesta poner en práctica esta aceptación.