No es malo…
Este artículo se titulo “No es malo…” porque hay ciertos aspectos en la vida que no queremos hacer por lo que piensen los demás, “porque genera mala impresión” o “por lo que puedan pensar de ti”. Por ejemplo negarte ante algo que te piden, indignarte cuando alguien te ha humillado o incluso adelantarte a algo que te pueda hacer daño. No es malo, y te voy a explicar por qué.

Sentir indignación

¿Por qué piensas que puede ser malo indignarte? Porque no lo es. Indignarse es una capacidad humana que tenemos sobretodo ante alguien que nos ha humillado o cuando algo nos parece injusto. Tienes una defensa de identidad personal que es necesaria que la tengamos cada uno de nosotros porque trata de un proceso natural y saludable que lo único que hace es reflejar tus convicciones y tus valores.

No es malo…

Negarte a algo

¿Alguna vez has dicho “sí” cuando realmente querías y sentías que tenías que decir “NO”? ¿Alguna vez te has sometido a situaciones y personas abusivas pudiéndolas haber evitado? Sonreír falsamente o callarte cuando no sientes que debas hacerlo, sólo hará que te lo reproches y te sientas culpable después. Cuando sientas que debes negarte a algo porque tus valores así te lo marcan…¡Adelante!

Adelantarte a lo que te pueda hacer daño

Hay personas oportunistas y ventajistas que siempre van intentando descubrir a las personas mansas para aprovecharse de ellas, para ponerlas en su punto de mira y atacarles sin piedad en su propio beneficio.

Para evitar estas situaciones incómodas, debes optar por tener una actitud previsora, evitando la paranoia, para poder evitar a estas personas y que no entren en tu vida más de lo que quisieras. Pero no llegues tampoco a obsesionarte, porque en este caso todo el mundo te parecerá ventajista, y tampoco sería una realidad.