Escala de Ryff para medir el bienestar psicológico
Medir si una persona disfruta de bienestar psicológico no resulta sencillo, ya que en él influyen muchas variables, tanto del entorno como propias de la persona que lo siente. Tanto es así, que incluso en las mismas circunstancias una persona puede encontrarse mal desde el punto de vista psicológico y otra bien, debido a la autopercepción personal de la situación.

Sin embargo, los psicólogos han determinado que existen una serie de variables o dimensiones que son las que más influyen en cómo nos sentimos a nivel emocional y que dependiendo de si se cumplen o no en nuestras vidas, nos vamos a encontrar más satisfechos con nuestra vida y disfrutar de una mejor calidad de vida.

Esto ha dado lugar a una escala que se utiliza por los psicólogos en las consultas que permite al terapeuta determinar el grado de bienestar psicológico que presenta el paciente al comenzar la terapia y cómo este mejora según ésta progresa. Es la denominada escala de Ryff, que toma su nombre del terapeuta norteamericano que la creó.

Las seis variables o dimensiones que se recogen en la escala son las siguientes:

– Control ambiental, es decir, sentirse con capacidad para manejar nuestro entorno y nuestra vida.

– Crecimiento personal o proceso de maduración personal.

– Propósito de la vida: determina si tenemos una meta o un objetivo, qué pasos estamos dando para cumplirlo y si nos estamos acercando a él.

– Autonomía

– Autoaceptación, donde se valora la imagen que tenemos de nosotros mismos y cómo consideramos dicha imagen.

– Calidad de nuestra relación con los demás, tanto a nivel de pareja como familiar o de amistad.

En estos elementos se basa nuestro bienestar personal y psicológico. Analizando cada uno de estos aspectos de nuestra vida, podremos determinar en cuáles estamos satisfechos, en cuales no y mejorar aquellos que nos produzcan malestar emocional.