Escribe el libro de tu vida
El placer de escribir no sólo está vinculado con la escritura creativa sino también, con el placer emocional. Por ello, puedes comenzar a escribir un diario de tu vida en el que lo más importante es entender la escritura como una forma de expresión en donde puedes crear mundos fantásticos, personajes irreales, ilusiones imposibles de describir en la realidad… A través de la fantasía puedes conectar con otros mundos que están dentro de ti mismo y que pueden darte mucho bienestar.

Por otra parte, a la hora de escribir el libro de tu vida, en vez de centrarte en los hechos concretos intenta ir más allá de ellos, para buscar siempre una lectura positiva incluso en las situaciones que más te han dolido. El ser humano sufre más por las interpretaciones que hace de los hechos que por la realidad en sí misma.

No te censures a ti mismo en nada. El libro de tu vida, o lo que es lo mismo, tu diario personal, es tu espacio de libertad absoluta en donde puedes ser tú mismo, sin esperar la aprobación de nadie más. Y además, para hacer un uso terapéutico de la escritura, también conviene entender que esta forma de expresión no se basa en las normas de la lógica racional: todo es posible.

Al escribir sobre tu vida también te centras en ti mismo, por tanto, reflexionar y profundizar en tus emociones. Pero a la vez, también tienes un tiempo y un espacio para ti. Puedes buscar actividades de ocio vinculadas también con este tema. Por ejemplo, es posible participar en un Club de Lectura donde podrás conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Escribe el libro de tu vida como un regalo que puedes hacerte a ti mismo. Tu vida es la mejor obra de arte.