Escribir una carta de desamor
Existen personas que solo conciben la idea de escribir una carta de amor para sorprender a su destinatario en un gesto romántico. Sin embargo, la palabra es una herramienta tan poderosa y tan terapéutica que resulta de utilidad para curar ese desgarro interno que siente cualquier persona que protagoniza un desamor. En un caso así, también es útil realizar el ejercicio terapéutico de escribir una carta en la que quede por escrito todo ese dolor emocional. El objetivo de este ejercicio no tiene nada que ver con el espíritu romántico sino con la higiene mental.

No mandes la carta

No mandes la carta y guárdala para ti en un lugar especial. Te gustará tenerla dentro de unos años cuando hayas superado ese malestar y tomes conciencia de que aquello que un día te pareció imposible superar, es un capítulo más de tu vida pero no el más importante.

El dolor que se siente en una decepción sentimental es tan íntimo que en más de una ocasión, existen temas que quedan para uno mismo porque el afectado no quiere compartirlos con nadie más. En ese caso, es bueno sacar fuera todo lo que uno lleva dentro y una carta se convierte en una opción excelente de ayuda.

Escribir una carta de desamor

Di lo que sientes

Di lo que sientes dando más peso al fondo que a la forma. No se trata de ganar un concurso sobre cartas de desamor sino de ser auténtico y liberar en cada sílaba ese resentimiento tan natural que habita el corazón partido. La carta produce una gran libertad interior porque el escritor de esa misiva se siente libre de poner lo que quiera sin temor al juicio externo. Existen personas que censuran algunos de sus sentimientos cuando esa carta sí va a tener un receptor.