Escucha la voz de tu corazón
La vida es un proceso de búsqueda constante en el que los humanos podemos encontrarnos con túneles, callejones sin salida aparente y encrucijadas vitales en un camino que nos pone a prueba constantemente. Uno de los aprendizaje más importantes para alcanzar la felicidad interior es escuchar la voz del corazón incluso cuando aquello que dice tu voz interior, te duele.

La importancia de la tristeza

Con frecuencia, huimos de la tristeza porque su presencia nos hace sentir muy incómodos en nuestra vida. Sin embargo, el precio de ignorar un sentimiento es la represión. Y todo aquello que se reprime, tarde o temprano, brota con más fuerza buscando libertad. Escuchar la tristeza es el primer paso para determinar su causa y posteriormente, el remedio adecuado.

En un momento de tristeza puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿Qué es lo que te ha pasado para sentirte así? ¿Qué ha herido tus sentimientos? Con frecuencia, la tristeza surge cuando vives algo como una pérdida, en ese caso, la tristeza te ayuda a recomponer las cenizas de una ilusión rota.

Los seres humanos somos tan complejos que podemos sentir tristeza en el presente cuando, por ejemplo, la acción de una persona nos recuerda algo del pasado que no nos hizo sentir bien.

Escucha la voz de tu corazón

Un tiempo de duelo

Toda tristeza por pequeña que sea, requiere de su tiempo de duelo, es decir, de un espacio de calma, reflexión y tranquilidad para pasar página de verdad. Pero además, ese tiempo también es crucial para asimilar los cambios. En la vida, siempre tenemos que dar el paso de asumir la realidad tal y como es aunque esa realidad sea distinta a cómo nos gustaría que fuesen las cosas. Tener los pies en el suelo es un signo de inteligencia emocional y de amor hacia uno mismo.