Esquizofrenia, realidad irreal
Aunque la esquizofrenia ha sido llevada al cine y a los libros en muchas ocasiones, realmente es muy poco lo que sabemos sobre esta enfermedad, debido a su gran complejidad. Está causada por un funcionamiento defectuoso de los circuitos cerebrales, lo que se traduce en un desequilibrio en los neurotransmisores, sustancias químicas esenciales para el buen funcionamiento del cerebro.

Como resultado de ello, el enfermo presenta alteraciones en su comportamiento, sus emociones y su conducta, que le llevan a no diferenciar claramente entre lo real o irreal, tener respuestas emocionales normales y comportarse de forma inadecuada en situaciones sociales.

Es una enfermedad que se desarrolla lentamente durante meses o años, y su sintomatología varía en gran medida de una persona a otra. Al comienzo de la enfermedad el paciente se siente tenso, tiene problemas para concentrarse, insomnio, y se vuelve retraído.

Poco a poco, la sintomatología se va agravando, apareciendo ya los síntomas psicóticos que definen a la enfermedad como:

– No reflejar ninguna emoción.

– Falta de reacción ante el entorno. Es el denominado comportamiento catatónico.

– Alucinaciones auditivas, visuales o sensoriales.

– Delirios, es decir, pensamientos que no tienen base en la realidad.

Existen diferentes tipos de esquizofrenia:

– Paranoide: En ella predominan las ideas delirantes o las alucinaciones. Es el tipo más frecuente y la más conocida (el sujeto que oye voces).

– Desorganizada o hebefrénica: En ella el paciente presenta comportamientos absurdos o no relacionados con la realidad, como reírse ante un suceso grave, conductas infantiles o habla de una forma incoherente.

– Catatónica: Puede darse tanto una inmovilidad absoluta del enfermo como estar en un estado constante de intranquilidad. Suelen hacer muecas y tener expresiones faciales raras.

El tratamiento habitualmente se realiza con medicamentos antipsicóticos, que pueden ayudar a controlar los síntomas de la enfermedad. También son efectivas las terapias conductistas para mejorar la vida social y laboral del enfermo.