Estar bien para estar mejor
La escalera de la felicidad es una sucesión infinita de peldaños. Podemos quedarnos estancados en un punto en concreto lo que significa permanecer pegados a la zona de confort. Pero también podemos asumir el vértigo de seguir subiendo escaleras. Lo que de verdad importa es estar bien para estar mejor todavía, es decir, evolucionar y crecer como persona es un proceso de cambio constante en el que debemos centrar la mirada en el presente pero buscando el equilibrio entre el pasado que es una escuela de aprendizaje y el futuro que es la puerta de lo posible.

Cuidar de ti para estar bien

En una sociedad compleja desde distintos puntos de vista en donde la economía del tiempo es una realidad, las personas tienen la sensación de no disponer del tiempo suficiente para cuidar de sí mismas. Sin embargo, para estar bien de verdad o para poder mejorar en determinada realidad, es importante poner el foco de atención en lo esencial. Tú eres más importante que tu trabajo.

Por otra parte, el cuidado de uno mismo implica encontrar el equilibrio de cuidar cuerpo y mente porque la salud no solo tiene que ver con el plano físico sino también, con el ámbito emocional. Existen personas que rompen este equilibrio al centrarse en exceso en el plano puramente estético en una sociedad en donde la belleza se vende como un valor que es sinónimo de felicidad. La felicidad es algo más profundo y solo cuando conectas con la verdad de ti mismo te sientes plenamente realizado.

Estar bien para estar mejor

Cómo estar mejor

Analiza cuál es tu punto de partida y cuál es tu punto de llegada para saber cuántos peldaños te separan en tu escalera de la felicidad de tu meta ideal. Después, elabora un plan de acción para recorrer a tu ritmo esa distancia. Sé fiel a la esencia de “estar bien para estar mejor” como un lema de filosofía positiva en tu vida.