Estar cansado de la gente
En un universo idílico sería imposible decir que existe el sentimiento de agotamiento social, sin embargo, en un mundo real, la persona puede sentirse desgastada en una temporada de situaciones negativas, decepciones personales y heridas profundas. En ciertos instantes, por motivos de puro bienestar interno, surge una tendencia al egoísmo sano que lleva a una persona a marcar una distancia entre sí misma y los demás con el objetivo de poder estar sola de verdad. Esta situación se convierte en negativa cuando se convierte en crónica, es decir, cuando se convierte en una forma de actitud ante la vida en la que la persona se pone a la defensiva.

Pero en cambio, esta soledad puede ser muy saludable cuando se convierte en un arma de defensa para curar las heridas internas. Por ejemplo, para hacer un duelo amoroso.

El agotamiento mental

El desgaste de las decepciones personales produce desgaste psicológico en forma de desencanto, enfado, tristeza y rabia. Esta situación se puede producir cuando alguien ha puesto unas expectativas muy altas en otra persona y no se han visto cumplidas, cuando has dado mucho más de lo que has recibido o cuando pasas por una situación personal difícil y tus inquietudes no coinciden con las de tu grupo de amigos.

Estar cansado de la gente

Fallos humanos

Existen fallos muy humanos en las relaciones personales, por ejemplo, poner el foco de atención en aquello que tienen de negativo los otros. Esto produce agotamiento psicológico y mucho malestar a nivel interno porque esta actitud marca el inicio del camino en el rol de víctima.

De una forma natural, también se puede producir el deseo de estar solo después de haber pasado un día en un plan social intenso rodeado de mucha gente. En ese caso, la soledad se convierte en una forma de descanso para recuperar el equilibrio interno.