Estar en paz contigo mismo
El ser humano es un ser que por una parte está situado en el mundo y que por otra, es. El ser es uno de los temas más estudiados por la metafísica desde un punto de vista filosófico. El ser compone el ente, es decir, la entidad. Pues bien, el hombre más allá de ser un ser relacional que necesita estar en contacto con los demás, es decir, necesita disfrutar, reírse y ser feliz, la realidad es que también requiere momentos de soledad para estar consigo mismo y conocerse mejor.

Estar solo es necesario incluso para poder recuperar la paz interior tras una decepción. Sin embargo, vivimos en una sociedad de tanto ruido a nivel mediático que parece que resulta imposible entender la soledad desde un punto de vista positivo. No hay más que pensar en el hecho de que muchas personas equiparan la soltería con la infelicidad. Quienes piensan que se es más feliz por estar en pareja desconocen el significado que tiene realmente el amor.

Estar contigo mismo implica que debes empezar a tratarte como si fueses tu mejor amigo. Debes enviarte mensajes positivos a lo largo del día, especialmente, cuando tienes que afrontar alguna dificultad y algún hecho que te duele. Por ejemplo, es muy importante que si vas a hacer una entrevista de trabajo seas capaz de confiar en ti mismo, y darte motivos de seguridad interior.

Son muchas las personas que se animan a realizar viajes en soledad como una forma de experiencia espiritual fascinante. Por ejemplo, muchos peregrinos recorren cada año el Camino de Santiago. La sensación de paz interior es prioritaria para poder vivir feliz y estar en plenitud. Pero además, se trata de un sentimiento que causa alegría, ilusión y felicidad. Para alcanzar la paz interior es necesario aprender a penar y también a sentir.