¿Estás en plena crisis de pareja?
Las parejas en el momento que se inician todo marcha sobre ruedas porque el amor hace que todo parezca maravilloso, pero la cosa puede empezar a cambiar con el paso del tiempo. La parte del enamoramiento se queda atrás y la relación debe cuidarse como una planta a la que hay que regar todos los días para que los vínculos afectivos se vuelvan fuertes y duraderos. Pero en ocasiones esto no es así y la pareja empieza a sufrir daños que si no se sanan o se trabajan para solucionarlos, las consecuencias pueden ser irreparables.

Hoy quiero hablarte sobre algunas de las pistas que te pueden ayudar a saber si tu pareja está en crisis y poder así poner remedio cuanto antes, sobre todo si la relación y tu pareja te importa y quieres compartir tu vida con esa persona que en su momento fue muy especial para ti y que no tiene por qué dejar de serlo.

Le criticas

Cuando estás con otras personas le críticas aspectos de su personalidad, recuerda que no es lo mismo quejarse de un comportamiento que criticar un rasgo personal.

Discusiones

Discutís a menudo y además de hacerlo mucho utilizáis el sarcasmo para haceros daño. Incluso sois capaces de utilizar gestos de desprecio o burla con la intención de hacer sentir mal a la pareja.

Te da pereza

Sientes pereza cuando se tiene que tratar un tema delicado para ambos porque sientes miedo de salir herido, como es algo que no quieres afrontar prefieres evitarlo y no hablarlo.

¿Estás en plena crisis de pareja?

Quieres ser la víctima

En los problemas de pareja no hay que buscar culpables sino soluciones, pero en tu afán de querer considerarte “inocente” intentas que tu pareja crea que tiene el problema y que tú eres el alma caritativa que quiere ayudar porque no tienes culpa de nada.

Todo te lo tomas a mal

Todo lo que hace tu pareja te lo tomas a mal, casi siempre como un ataque personal, esto hará que las discusiones estén a la orden del día.

¿Cómo solucionar las crisis de pareja?

Las parejas felices saben detenerse a tiempo para no hacerse daño, o al menos antes de que los daños sean realmente severos como para que cuesten sanar las heridas. Un ejemplo es que cuando una pareja feliz discute o tiene un conflicto que ha causado daños emocionales, saben cómo hablar lo ocurrido y después retomar el humor y la complicidad que existe entre ellos. El saber perdonar debe estar presente siempre entre dos personas que se aman.