escucha
Si no tienes ningún problema de audición es probable que oigas bien las cosas de tu alrededor, las personas cuando hablan, la música que te gusta, los sonidos de la naturaleza, etc. Pero aunque tu oído sea perfecto ¿sabes escuchar bien? Oír y escuchar lo es lo mismo y hay que aprender a diferenciarlo para poder aprender a escuchar bien. Saber escuchar es vital para nuestra sociedad, porque es lo que nos hace estar comunicados con el otro y nos muestra el mundo a través de los pensamientos de los demás.

Por si fuera poco, escuchar bien nos ayudará a comprender y a empatizar mejor con las personas que tenemos a nuestro alrededor. Puedes oír todos los días que las personas te hablan, pero ¿verdaderamente estás escuchando sus palabras y lo que te está diciendo? ¿Estás comprendiendo sus sentimientos y su discurso? Para hacer es clave aprender a escuchar, a continuación podrás encontrar algunas estrategias para que puedas aprender a hacerlo.

Siente como la otra persona

No cierres tus pensamientos únicamente a cómo te afecta lo que te está diciendo la persona que tienes delante, resulta imprescindible que también te fijes en cómo siente y en cuáles son sus necesidades. Resulta positivo que te fijes en el lenguaje corporal del otro para saber cómo está realmente.

No te distraigas

Cuando estás escuchando a una persona, aparta todas las distracciones para poder dedicarle el 100% de tu atención. Es horrible cuando estás hablando con una persona y está mirando el móvil, o mirando a la gente pasar e incluso es capaz de cortar la conversación como si no le importara lo que estás diciendo. Esta actitud muestra desinterés y una falta de respeto enorme, así que no lo hagas.

Estrategias para aprender a escuchar

Ofrece un feedback positivo

Para que la persona con la que estás hablando sienta que realmente le estás escuchando y comprendiendo lo que te dice, es una idea excelente que le repitas lo que te está diciendo (en forma de resumen pero con tus propias palabras), que preguntes lo que no has entendido, que utilices gestos, miradas o monosílabos para que vea y sienta que estás manteniendo una escucha activa.

No interrumpas

Es de mala educación interrumpir, así que deja que acabe el discurso y espera unos segundos antes de empezar a hablar para asegurarte que ha acabado todo lo que te estaba diciendo.

Ofrece una conclusión

Demuestra que te ha gustado hablar con esa persona, hazle ver que tiene la ayuda que tengas a tu alcance y que siempre que necesite hablar estarás dispuesto a escucharle.