Estrategias para parar al abusador verbal
Las personas que normalmente son atacados por abusadores verbales tanto por parte de la pareja, como de los padres, como de los jefes… llegan a pensar que son ellos el problema, y nada más lejos de la realidad. Cuando hay un reproche explícito o una crítica mal expresada es fácil comprobar que se trata de un abuso, pero ¿Qué ocurre cuando la agresión es oculta y la víctima llega a ser controlada sin que ni siquiera se dé cuenta? Que sin darse cuenta cambian su conducta para conseguir la aprobación, pero nunca la encuentran y la situación no cambia. ¿Por qué? Porque la víctima no es la responsable.

Si recibes un grito, un insulto o un desprecio te sentirás desprotegido ante tal agresión cuando resulta impredecible, y es muy probable que te paralices sin reacciones. A veces se puede reaccionar pero sin controlar bien las emociones. Pero puedes parar al abusador verbal, para ello te explicaré algunas estrategias.

No permitas que te sometan

Da igual quien sea esa persona pero nunca permitas que te sometan o te menosprecien. Para ello, dile en voz suave que no vas a tolerar más ese comportamiento hacia tu persona y acto seguido te marchas de ese espacio compartido para poder evitar las emociones negativas.

Estrategias para parar al abusador verbal
Si te sientes indefenso ante la agresión pide siempre ayuda fuera de ese entorno, pero no soportes en silencio esa agresión. Si se trata de un familiar o tu pareja, busca ayuda y soporte en un pariente para que acuda a tu lado lo antes posible y darte respaldo.

Opciones

Si eres una persona mayor y en tu casa estás sufriendo agresiones verbales hasta tal punto que está afectando tu salud emocional y mental, valora la opción de mudarte de vivienda.

Si vives en un piso compartido donde se encuentran este tipo de violencia verbal, redactar un contrato de convivencia para evitar situaciones desagradables.

Toma conciencia

Lo más importante es que tomes conciencia de la responsabilidad que tienes en recuperar el control y el poder en tu vida y de saber que tienes todo el derecho a ser respetado y a vivir en armonía y en paz.