Estrategias prácticas para vivir el ahora
Vivir el ahora. Es un lema universal, real y práctico para vivir mejor cada día. ¿Pero cuántas veces sientes que estás desconectado de tu presente por una preocupación futura o un recuerdo del pasado? La calidad del tiempo se disipa al compás de la angustia, el miedo y las dudas que produce la incertidumbre. Sin embargo, cuando conectas con tu presente y aprendes a disfrutar de él, entonces, vives rodeado de certezas. ¿Cómo puedes aprender a manejar mejor la sensación del tiempo para dar prioridad en tu vida al instante?

En primer lugar, ocupando el tiempo. La ociosidad, el no hacer nada, la pereza, se convierten en una fuente inagotable de preocupaciones cuando se dan en exceso. Y es que, la mente no para de dar vueltas a la cabeza. Por otra parte, los planes sociales y al aire libre, te conectan mucho más con tu yo interior y con tu fuerza del momento. Por tanto, evita quedarte encerrado en casa viendo la televisión y sal a descubrir el mundo.

Cuando pienses demasiado, entonces, ponte en movimiento. Es decir, actúa. Haz algo que centre tu atención al cien por cien. Por ejemplo, escribir en un diario es positivo. Pero otras personas disfrutan haciendo crucigramas, ganchillo, jugando al parchís, preparando una receta creativa, cambiando la decoración de la casa… Las opciones son infinitas.

Por otra parte, en la medida en que tomas conciencia del tiempo que pierdes pensando en el mañana, y del sufrimiento que te generas a ti mismo, entonces, eres mucho más responsable a la hora de gestionar tu tiempo vital en positivo. El ser humano vive en el tiempo. Pero a veces, se comporta como si fuese un ser eterno. No cometas el error de creer que siempre habrá un mañana. Es mejor que vivas ese hoy que ilumina tu alma.