¿Existe la memoria fotográfica?
Muchas veces nos hemos encontrado con personas que dicen poseer una memoria fotográfica, es decir, que son capaces de recordar todos los detalles de un objeto visto durante un periodo muy limitado de tiempo. Sin embargo, la memoria fotográfica solo se puede encontrar como tal en un 10% de la población. Curiosamente, es muy común en los niños, pero va desapareciendo a medida que nos hacemos adultos. Por ello muchos investigadores dudan de que exista realmente tal cualidad, que en términos científicos se conoce como memoria eidética.

La mayoría de nosotros, cuando nos estamos refiriendo a la memoria fotográfica en realidad nos estamos refiriendo a la memoria visual, que es la que nos permite guardar en la memoria los detalles de los objetos o lugares que hemos visto.

Sí es cierto que existen personas que tienen hipertrofia de la memoria eidética, lo que hace que puedan recordar cualquier cosa que hayan visto u oído, incluso aunque haya sido de forma fugaz y en un lapso muy corto de tiempo. Estas personas tienen capacidad de proyectar después todos los detalles de lo que han visto y dibujarlos sobre un lienzo o un papel.

Curiosamente, la mayoría de los científicos piensan que la memoria fotográfica no es una cualidad especial de la memoria, sino que se debe a momentos en los que el cerebro procesa y almacena la información de forma distinta a la habitual, por cualquier causa, haciendo que ese recuerdo quede grabado de forma casi indeleble en nuestra memoria.

Y aunque pensemos que sería maravilloso tener este tipo de memoria, si lo analizamos bien, no es así. La mayoría de las personas recordamos tan solo los detalles importantes de un hecho y olvidamos los accesorios, para guardar sólo información útil en nuestro cerebro. Las personas con memoria fotográfica, por el contrario, almacenan grandes cantidades de información que no les resulta útil, sino que representa una carga.