Factores que aumentan el riesgo de sufrir depresión
Cualquier persona puede, en cualquier momento de su vida, desarrollar una depresión. Sin embargo, las probabilidades de que esto ocurra son mayores si la persona está expuesta a una serie de factores que, según diferentes estudios, aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. Aquellos factores que incrementan el riesgo son una combinación de factores físicos, psicológicos, genéticos y del entorno que nos rodea. A continuación examinaremos los más importantes:

- Historial familiar: Aquellas personas cuyos familiares hayan sufrido trastornos depresivos tienen más probabilidades de desarrollar una depresión.

- Situaciones prolongadas de estrés o sucesos traumáticos: Un estrés mantenido a lo largo del tiempo, independientemente de cuál sea su causa puede llevar a la persona a desarrollar una depresión, ya que el estrés va minando poco a poco las barreras naturales que nuestro cerebro tiene contra esta enfermedad. También ocurre esto en el caso de hechos traumáticos como catástrofes naturales, problemas financieros, problemas de pareja, etc.

- Enfermedades crónicas: Diversos estudios han determinado que enfermedades crónicas como cáncer, Parkinson o SIDA pueden conllevar cambios mentales en las personas que lo sufre, aumentando así las posibilidades de sufrir un trastorno depresivo.

- Aislamiento social: No relacionarnos con otras personas también es un factor de riesgo de cara a la depresión. Por ello es necesario mantener un círculo de amistades que nos permita salir de dicho aislamiento.

- Factores psicológicos: Personas perfeccionistas o sensibles a la pérdida o al rechazo también tienen más probabilidades de sufrir una depresión. Estas situaciones les llevan a ver la vida desde un punto pesimista, por lo cual pueden desarrollar una depresión.

- Consumo elevado de grasas trans: Nuestra alimentación también influye, y se ha verificado que quienes consumen esta grasa tienen casi un 50% más de riesgo de depresión que quienes no lo hacen.