Fobia a los payasos
Para muchas personas la imagen de un payaso es sinónimo de diversión y alegría, de momentos divertidos, chistes y fiestas de niños. Sin embargo, para muchas otras la visión de un payaso o de una imagen del mismo puede provocarles desde una pequeña ansiedad hasta un auténtico terror. Son aquellos que padecen coulrofobia,que es como se denomina a una fobia que, aunque curiosa es muy habitual, y no sólo entre los niños, como sería lo más lógico. Existen adultos, concretamente un 8% de la población, para quienes la visión de un payaso resulta aterradora.

No se sabe muy bien cuál es el origen de esta fobia, aunque existen muchas teorías al respecto. La más aceptada es la expuesta por Kathryn Cillick, quien cree que la mayoría de las personas temen a los payasos porque es imposible adivinar sus emociones reales.

Desde la antigüedad, los seres humanos utilizamos el reconocimiento facial como un elemento esencial para la supervivencia, ya que nos permite adivinar si el otro ser humano que se acerca a nosotros viene en son de paz o a atacarnos, pero el payaso, por su sonrisa pintada, nos impide distinguir si realmente sonríe, como indica su maquillaje o si está a punto d actuar violentamente, que podría ser la expresión que oculta su maquillaje.

La literatura y el cine también han contribuido a esta fobia. El payaso asesino de “IT”, novela de Stephen King o el payaso de juguete que intentaba asesinar a uno de los niños protagonistas de la película “Poltergeist” ha hecho que en nuestro inconsciente se relacionen con algo presuntamente inofensivo, pero potencialmente peligroso.

Los famosos no se libran de esta fobia. El rapero P. Diddy tiene en su contrato una cláusula por la cual en sus conciertos no se admiten payasos y el actor Johnny Depp tenía pesadillas con payasos cuando era niño.