Fobia escolar
La fobia escolar se da en el niño cuando no quiere ir al colegio porque, al hacerlo, experimenta algún tipo de miedo. Este miedo suele estar relacionado principalmente con factores propios de la escuela, como algún maestro, algún tipo de problema que interfiera en su aprendizaje o miedo a los compañeros, como a no quererse separar de la madre (la ansiedad de separación)

Los síntomas de este tipo de fobia son:

– Físicos: dolor de estómago, nauseas, mareo y sudoración excesiva

– Emocionales: El niño siente un temor vago al colegio pero no puede concretar por qué. Este miedo aparece cuando el niño debe ir al colegio y los síntomas van remitiendo cuando vuelve de él.

Esta fobia suele producirse en diversos momentos de la vida escolar del niño, normalmente cuando coincide con cambios de ciclo (preescolar, primaria, educación secundaria, etc.) Si el niño es pequeño la fobia se manifiesta de forma más patente y el rechazo es muy acusado, pero si es adolescente suele mostrarse de forma más insidiosa.

No debemos intentar imponer a nuestro hijo por la fuerza la asistencia al colegio, ya que con ello sólo lograríamos agravar la fobia. Es necesario que hablemos con nuestro hijo para que explique tranquilamente como se siente y por qué y también deberemos hablar con sus profesores, para que nos informen sobre la existencia de una posible causa que haya originado dicha fobia.

Deberemos incorporar al niño al colegio poco a poco e intentar llevarle y recogerle del colegio para que se sienta más protegido. Si nosotros no podemos hacerlo, es necesario que sea una persona en la que le niño confíe para que se sienta tranquilo. Si es posible, pediremos que le pongan en una clase donde esté rodeado de sus amigos y con un profesor en el que confíe.