Respeto hacia los demás
Hoy día, el ser humano tiene tantas formas de comunicación que es más que necesario hacer extensible la idea de respeto a más espacios, es decir, no sólo debes ser respetuoso con una persona en el cara a cara sino también, en el espacio virtual. A través de correo electrónico o también, en un comentario que escribes en un blog. Especialmente, porque se pueden expresar todas las ideas del mundo con asertividad, educación y buenos modales.

La televisión actual, a veces, nos deja una imagen muy poco positiva del respeto, sencillamente, porque a veces, brilla por su ausencia. Es decir, la pelea constante no es nada gratificante, la polémica, la falta de compañerismo, los rumores… muestran el lado más negativo del ser humano que tiene inteligencia y también voluntad. Facultades que en un principio ayudan a que cada persona quiera dar lo mejor de sí misma en el día a día y aspire a más.

¿Qué significa ese más? Desde un punto de vista filosófico, el ser humano está llamado a la perfección, por ello, debe querer aprender a vivir mejor cada día, ilusionarse con las pequeñas cosas, disfrutar de los detalles mínimos, amar un poco mejor a aquellos que le rodean, vivir el presente, ayudar a los necesitados… El respeto sólo puede darse a los demás cuando previamente te respetas a ti mismo. Eres alguien coherente entre aquello que haces y aquello que piensas. Es decir, entre pensamiento y acción.

El respeto es uno de los valores más importantes de tu vida, por ello, también debes tratar con cariño a las personas mayores y admirarles por su sabiduría vital, por la experiencia que tienen acumulada a sus espaldas, en definitiva, porque la arruga es síntoma de una vida vivida desde el corazón. La sociedad sería más positiva en todos los sentidos con un concepto adecuado de respeto.