Formas de canalizar la ira
La ira es una emoción natural, sin embargo, al estar asociada con el enfado y la rabia, muchas personas, la ocultan y la tapan. Pero la personalidad que tiene esta emoción es tal, que por mucho que se tape, llega un momento en que estalla y explota. Es decir, como toda emoción quiere ser expresada y comunicada. ¿Cómo canalizar la ira de una forma positiva para ti y para aquellos que te rodean?

En primer lugar, aprendiendo a controlar mejor las frustraciones y los conflictos interpersonales. Cuanto antes hables de aquello que te ha molestado con otra persona, mejor vas a solucionar todo el proceso a nivel emocional. De lo contrario, quedan guardados rencores internos que causan dolor y sufrimiento.

Suelen guardar la ira, especialmente, aquellas personas que tienen miedo a los enfrentamientos y a las discusiones. Los conflictos forman parte de la vida, por ello, también es un aprendizaje interesante aprender a manejarlos. El ejercicio físico y el deporte también es una buena forma de liberar toda esa energía negativa que queda dentro de ti después de un momento de enfado. El deporte te ayuda a estar bien no sólo físicamente, sino también, mentalmente.

Por otra parte, salir al campo es gratificante, y allí, en medio del silencio del campo puedes hacer el ejercicio de gritar al vacío para liberar tu enfado. Del mismo modo, llorar es una buena terapia para descargar toda la rabia interna. En la medida en que alguien llora, también se desahoga.

La ira se canaliza mejor a través del pensamiento positivo. En una situación así, intenta darte a ti mismo mensajes alentadores. Por ejemplo, nunca tomes una decisión muy importante bajo el influjo de la rabia porque podrías arrepentirte. Del mismo modo, piensa bien antes de hablar qué quieres decir, en realidad. No reprimas la ira, porque es una emoción buena.