Frases que no debes decirte a ti mismo
Todos tenemos un diálogo interior prácticamente constante porque muchos de los pensamientos son inconscientes. Este diálogo puede ser potenciador cuando te dices frases bonitas y mensajes de ánimo o también, totalmente destructivo. Como cuando te criticas, boicoteas las ideas brillantes que te vienen a la mente o cuando renuncias a ser tú mismo por miedo, falta de autoestima o inseguridad. Existen frases que nunca, jamás, tienes que decirte a ti mismo. Hoy en Psicoblog, reflexionamos sobre esta cuestión en base al desarrollo personal y a la inteligencia emocional que te permite crecer como persona.

En primer lugar, destierra de tu vocabulario este mensaje: “No soy lo suficientemente bueno”. Muchas personas viven con esta frase a sus espaldas como un laste que tal vez, adquirieron en su niñez al sentirse poco valorados en el colegio o en casa. Sí eres lo suficientemente bueno para lograr las cosas que quieres hacer, por supuesto, con trabajo y esfuerzo. Cambia la frase negativa de “no soy lo suficientemente bueno” por la de “me merezco lo mejor”.

Del mismo modo, destierra de tus pensamientos esa palanca de tus posibilidades y de tu crecimiento: “No puedo”. Deja de poner excusas porque sí que puedes, pero para poder, tienes que querer. Deja de darte por vencido ante el primer obstáculo, deja de repetir la frase: “No merece la pena intentarlo”. Seguramente, si los grandes genios de la historia se hubiesen derrumbado ante el primer obstáculo, entonces, no hubiesen conocido el sabor del éxito. Cuando piensas que algo no merece la pena es porque te centras solo en el resultado. Deja de pensar así, piensa también en el aprendizaje del camino, en la ilusión que sientes al recorrerlo, en todo lo que vas a vivir… Aprende a decirte frases bonitas: “Yo me quiero”, “soy alguien valioso” y “la vida es maravillosa”.