Cómo hablar de aquello que te preocupa
Compartir preocupaciones puede ser más difícil cuando además, quieres hablar de algo que te preocupa pero que también afecta a otra persona. Esto ocurre de forma habitual en las relaciones de pareja. También sucede en la amistad e incluso, en el trabajo. No somos islas independientes sino que estamos interconectados constantemente con los demás. ¿Cómo hablar de aquello que te preocupa?

En primer lugar, antes de hablar con la otra persona, es recomendable que pienses exactamente en qué quieres decirle. No se trata de llevar un discurso ensayado sino de intentar ponerte en situación antes de ese momento.

Concreta una cita para charlar

Es decir, ponte en contacto con tu interlocutor para decirle que agradecerías que pudiese hacerte un hueco en su agenda para hablar. Después, piensa en un lugar tranquilo para charlar. Pese a que el hogar es un entorno de intimidad muy propicio para la comunicación, también es recomendable buscar entornos alternativos, por ejemplo, una cafetería tranquila.

Es mejor quedar para tomar algo y charlar que dar un paseo porque en la primera opción, es más fácil mantener el contacto visual durante la conversación. Y este contacto también incrementa la concentración.

Cómo hablar de aquello que te preocupa

Busca el bien común

Para hablar de aquello que te preocupa busca el equilibrio de pensar en ti pero también, en los sentimientos de la persona que te está escuchando. ¿Cómo se consigue este equilibrio? Potenciando en la balanza el bien común, buscando puentes en la comunicación. La esencia del diálogo es el entendimiento, por tanto, también debes escuchar atentamente a aquello que te dice la otra persona y asumir que esto que te diga puede ser distinto de lo que pensabas escuchar.

Pensar en el bien común no significa de una forma necesaria continuar con el contacto. En algunas circunstancias, es un signo de higiene emocional romperlo como ocurre, por ejemplo, en una ruptura de pareja.