Qué hacer cuando sientes ira en el trabajo
Uno de los sentimientos posibles en el ámbito profesional es la ira, un sentimiento vinculado con la frustración y el desánimo que puede estar producido por un clima laboral adverso o por el desempeño de un trabajo que no cubre las expectativas personales.

La ira produce un desgaste interior notable, dificulta la concentración en el trabajo. Cuando el enfado se torna crónico hasta el punto de transformarse casi en un estilo de vida, entonces, es muy importante reflexionar sobre las graves consecuencias que tiene esta actitud, principalmente, para uno mismo puesto que la salud se resiente como consecuencia de la acumulación de ira.

¿Qué hacer para canalizar la ira en el trabajo?

Cuando llega el lunes y comienza una nueva semana laboral, el trabajador tiene dos opciones. Seguir inmerso en la rueda de la negatividad o intentar cambiar de actitud.

Existen gestos que son positivos y que en ocasiones pasan desapercibidos, por ejemplo, la amabilidad de algunos compañeros de trabajo. Apreciar este tipo de detalles ayuda a experimentar un mayor bienestar.

Qué hacer cuando sientes ira en el trabajo

Orden en tu zona de trabajo

El orden externo potencia el bienestar interior ya que la armonía de un escenario concreto ayuda a cuidar la concentración anímica. Antes de iniciar la jornada de trabajo es positivo poner los papeles en orden para tener la mesa de trabajo disponible para continuar con las tareas.

Mejorar la comunicación con los compañeros

Existen gestos que ayudan a potenciar la empatía en la comunicación con los compañeros de trabajo a través del lenguaje corporal: mantener el contacto visual y mirar a los ojos de la otra persona durante una conversación.

Una costumbre de lenguaje corporal que es muy saludable y que, con frecuencia se pierde como consecuencia de la prisa en el trabajo, el protagonismo de la tecnología y la presión por la competitividad en la oficina.