Qué hacer cuando tropiezas en la misma piedra
Es una experiencia muy humana la de tropezar dos veces, e incluso más, en la misma piedra. Tal vez necesitamos darnos más tiempo para convencernos de que algo es de ese modo más allá de nuestra voluntad. La frustración de tropezar dos veces en la misma piedra tiene algo positivo y es que, la segunda vez duele menos que la primera. Cuando tus esquemas ya se han roto previamente, estás más preparado para recibir el golpe de nuevo. Sin embargo, de este tipo de experiencia tan humana es importante aprender de cara al futuro para evitar perder el tiempo de forma innecesaria.

Reflexiona sobre qué ha pasado

Si de verdad quieres aprender la lección de un error es importante que te pares a pensar, analices la situación con objetividad y valores qué ha pasado: ¿Cómo has llegado hasta aquí?

Cuando hablamos de tropezar dos veces en la misma piedra se produce una situación muy curiosa. El entorno ya se daba cuenta de que las cosas no iban bien, sin embargo, el protagonista directo se empañaba en lo contrario motivado por la ilusión.

Cuando has tropezado más de dos veces en la misma piedra quédate tranquilo contigo mismo. Piensa que al haberlo intentado en más de una ocasión ya sabes con certeza la verdad. Y no hay nada que te dé tanta paz como saber cómo son las cosas en realidad, más allá de cómo son en tu mente.

Qué hacer cuando tropiezas en la misma piedra

No te culpes

No te culpes por haberte equivocado, en primer lugar, porque la culpa no aporta nada bueno, no te ayuda a crecer como persona. Al revés, es un lastre. Pero además, errar es humano, por tanto, no tienes motivos para sentirte culpable siempre que no hayas hecho daño a una tercera persona de una forma consciente.

Acepta lo que ha pasado, quita esa piedra del camino para no tropezarte de nuevo y sigue caminando con seguridad en ti mismo porque te quedan muchas cosas buenas por vivir.