Hacer las paces rápido
Muchas veces el orgullo controla los actos de las personas y a veces por tenerlo más grande de lo normal, podemos estar hasta días, meses e inclusos años enfadados con una persona que queremos. ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Merece la pena estar mal con alguien que quieres? Realmente pienso que no. Si la persona te importa vale más la pena buscar soluciones al motivo de discusión que simplemente dejar de lado a la otra persona. Sea tu pareja, tu madre, tu hermano, tu mejor amigo… hay que saber hacer “las paces exprés”.

Sí que pasa algo

¿Alguna vez te ha pasado que después de una discusión la otra persona (o tú mismo) actúa como si nada hubiera ocurrido? ¡Error! Porque sí que pasa. Para que las cosas no vuelvan a pasar hay que hablarlas con la persona que está involucrada.

Busca la calma

Debes encontrar la forma de calmarte porque con nervios no se consigue nada. Piensa que si esa discusión es realmente o no la gota que colma el vaso. ¿Realmente es así? Si sois dos personas que realmente os queréis, estoy segura que ambos querréis arreglar las cosas y reconciliaros lo antes posible.

Hacer las paces rápido

Lo siento

¿Cuándo fue la última vez que dijiste estas dos palabras? Te recuerdo que cuando debes decirlas, son mágicas para una relación de amor o amistad.

Da el primer paso

¿Te cuesta dar el primer paso después de una discusión? ¿Se trata de dignidad u orgullo? Piensa bien tu actitud y valora que si das tú el primer paso no es tragarte el orgullo, es querer arreglar las cosas con esa persona que tanto te importa. Hay personas que después de una discusión son capaces de estar tiempo sin hablarle ¿Vale la pena tener tanto malestar? No te lo pienses más, y da ese primer paso. Prueba con un abrazo…