Qué hacer al somatizar el estrés
Existen sentimientos y emociones desagradables que cuando se viven de una forma frecuente, se corre el riesgo de somatizar este malestar emocional dando lugar a varias molestias físicas. Como por ejemplo, dolor de espalda, falta de apetito, dificultades para conciliar el sueño. ¿Cómo actuar en este tipo de situaciones para recuperar la armonía rota entre cuerpo y mente?

Pedir ayuda profesional

Este es uno de los pasos más importantes y de forma frecuente, uno de los que las personas que están en este tipo de situación se saltan con la confianza de poder afrontar el malestar por sí mismas. Cuando una persona tiene un dolor de muelas acude al dentista, pues bien, cuando existe un dolor en el alma conviene pedir ayuda y confiar en el especialista. Un psiólogo puede ofrecer asesoramiento profesional en temas de salud emocional.

Asumir el problema

Ninguna persona cambia realmente hasta que toma conciencia de aquello que le ocurre. Esta toma de conciencia es previa a la solicitud de ayuda profesional puesto que los pacientes no suelen animarse a dar el paso de hacer una terapia psicológica hasta que reconocen que algo no va bien en su mundo interior y no quieren seguir del mismo modo. Uno de los principales motivos para tomar conciencia y pedir ayuda profesional es querer mejorar la calidad de vida.

Qué hacer al somatizar el estrés

Formas de canalizar el estrés

Al buscar formas de canalizar el estrés también se buscan vías de escape que son muy valiosas para liberar la carga de la causa estresante. Caminar por la orilla del río, realizar excursiones en contacto con la naturaleza, organizar un picnic en un parque, observar las vistas de un paisaje desde la ventana, escribir poesía, disfrutar de la lectura, el cine y practicar las aficiones son algunas de las actividades que pueden ser saludables para canalizar el estrés y aligerar el peso de la mochila emocional.