Haz tiempo para lo importante
Existe una frase que muchas personas pronunacian con mucha frecuencia: “No tengo tiempo”. Una expresión que analizada de forma objetiva muestra su error de base: ¿Acaso el tiempo se tiene? Si el tiempo fuese una posesión, entonces, estaría en nuestras manos poder viajar al pasado, adelantarnos al futuro y detener el reloj a nuestro antojo desde la más absoluta manipulación. El tiempo, en realidad, nos trasciende incluso en contra de nuestra propia voluntad. Seguro que en algún momento te hubiese encantado que el mundo entero dejase de girar al ser plenamente feliz con una persona.

Busca un hueco en tu agenda

Busca un hueco en tu agenda para lo importante, no llenes tus días con compromisos y obligaciones sin hacer espacio a los planes sociales o a la calma de no hacer nada. Es muy salduable dar rienda suelta a la pereza un sábado e improvisar la tarde conforme va viniendo.

El tiempo es oro, precisamente, porque es escaso. Y porque además, nadie sabe cuándo se agota el tiempo en ese reloj de arena tan particular de la vida. Por ello, aprende a vivir con la sabiduría de dar prioridad a lo importante respecto de lo secundario.

Haz tiempo para lo importante

El tiempo es oro

El tiempo es oro, por ello, es un error desperdiciarlo. Una forma de desaprovechar tu tiempo es dejar que pasen los años mientras los sueños más importantes siguen aparcados en el corazón, a la espera de un momento mejor. Ese momento puede ser ahora, por tanto, haz algo para que cambie tu vida porque nada pasa porque sí.

Intenta reservar una tarde a la semana que sea solo para ti. Una tarde en la que puedas disfrtuar de un plan que te apetezca. El placer te renueva por dentro, por el contrario, el estrés de sentir la presión del tiempo te aplasta por completo.