Hazte la vida agradable
La vida debe de ser vivida de la mejor forma posible, y para ello, debemos tener en cuenta el bienestar físico basado en parte, en lo material. Sin embargo, tener una vida agradable va mucho más allá de tener el mejor coche, un mobiliario perfecto en casa, salir a cenar todos los viernes por la noche… La verdad es que la crisis económica también ha causado muchas frustraciones innecesarias, y es que, ha habido personas que han vivido durante años por encima de sus posibilidades. Por tanto, hacerte la vida agradable implica, entre otras cosas, el ahorro. Ser capaz de pensar en el futuro porque el dinero también es un colchón emocional.

Por otra parte, debes pensar en positivo, no sólo de ti mismo sino también, de aquellos que te rodean. Si te empeñas en ver siempre el vaso medio lleno está claro que lo vas a conseguir. Por ello, merece la pena empezar a pensar más en las virtudes de los demás y menos en sus defectos. Pero tampoco seas excesivamente crítico contigo mismo. Ten superación personal, pero no te machaques constantemente por los fallos.

Cuida de ti mismo. Siempre. No se trata de egoísmo sino de bienestar y de lógica. De hecho, en ocasiones, cuidar de uno mismo es también la clave para poder cuidar de otras personas con optimismo y con fuerza. Concédete el placer y la libertad de cumplir tus sueños, para ello, debes descubrir qué quieres. ¿Qué es lo que te hace vibrar de verdad a nivel anímico? Escucha la verdad que habita en tu interior.

Sólo se vive una vez. Por tanto, cuida de ti. Disfruta el presente. Recuerda las cosas bonitas del ayer. Y visualiza el futuro como una puerta mágica que te traerá muchas sorpresas y regalos.