Hazte un homenaje
Tal vez sea la sociedad individualista o la propia esencia de la vida la que un día, te lleva a darte cuenta de que tu mejor amigo eres tú mismo. Al menos, así debería ser. Sin embargo, se trata de un reto difícil aprender a quererte a ti mismo igual que quieres a tu familia o a aquellos que te rodean. Es verdad que a veces, surge el egoísmo y la vanidad, sin embargo, en otras muchas ocasiones, cuando hablamos del amor hacia uno mismo también surgen inseguridades, miedos y falta de autoestima.

Incluso las personas que están atravesando una situación de máxima dificultad, deberían darse un respiro, tener momentos para desconectar y premiarse a sí mismas por la vida, por el hecho de estar aquí y existir. Por tanto, hazte un homenaje. ¿Cómo lograr este objetivo?

Regalándote algo que te guste mucho, haciendo un plan que hace tiempo que deseas realizar, cuidando de ti, dándote importancia, no quitando mérito a tus logros ni dejes en un segundo plano tus necesidades. Existen personas que siempre se han acostumbrado a cuidar de otras y se tienen un tanto desatendidas a sí mismas. Ha llegado el momento de cambiar, de apostar por ti, de ser feliz con aquello que tienes.

¿Por qué mereces un homenaje? Porque eres la persona más importante de tu vida. Y además, quedar a la espera del aplauso ajeno, a veces, puede resultar muy injusto o vacío. Por supuesto, que debes cultivar el amor y la amistad con aquellos que te rodean. Pero para ello, en primer lugar, debes hacer las paces contigo mismo, comprenderte y quererte sin juzgarte por errores que ya forman parte del ayer. No esperes a mañana para ser feliz, por en práctica hoy mismo la norma del máximo amor y respeto hacia tu persona.