Evita idealizar a tu pareja
Si quieres que la relación funcione debes evitar idealizar a tu pareja puesto que aquello que tienes en mente no te deja ver con claridad los defectos que puede tener. Idealizar a una persona es inventarse cómo nos gustaría que fuese y creer que así es. Una relación puede acabar por falta de interés, pero quizá también por expectativas demasiado altas en la pareja acabando en un agotamiento por intensidad. Sentir apasionadamente no es algo malo, sólo cuando esto se convierte en una distorsión de la realidad.

Inventarse uno al otro sólo para creer que es cómo queremos que sea es un fracaso seguro. En lugar de ir conociendo a la otra persona tal y cómo es, lo que se consigue es ir desmontando poco a poco esas idealizaciones abocando en grandes decepciones y lo más probable, en rupturas. Evita eso siendo realista.

Analiza con objetividad

¿Pones siempre por las nubes a tu pareja? ¿Sólo sabes decir cosas buenas sin ningún defecto? Igual estás cayendo en la idealización. No apartes de tu mente pensamientos sobre el comportamiento de tu pareja que no se ajusten a un ideal, porque esa es la realidad a la cual debes querer y aceptar.

Evita idealizar a tu pareja

Reflexiona qué quieres

Dedica un tiempo a reflexionar sobre aquello qué quieres y lo que sientes acerca de la persona que tienes a tu lado. ¿Qué necesitas recibir de esa relación?

No trates de ser indispensable

Nadie es imprescindible en esta vida, intentar ser alguien único en la vida de tu pareja puede acabar muy mal para ambos. Nunca dejes en segundo plano tus necesidades ni tu valor personal. ¿Satisfaces únicamente los deseos de tu pareja sin que te lo pida? Igual deberías pararte a pensar si estás satisfaciendo las tuyas primero o si te estás olvidando.

No intentes obligarle a amar

Igual tienes en la cabeza la idea que ese ser tan maravilloso puede quererte como tú quieres que te quiera adaptándose a tu forma de actuar. Esto es un grave peligro en toda relación. Querer a una persona es un acto libre que jamás debe manipularse. Olvida que tu pareja tiene un potencial que sólo tu podrás conseguir que salga.