Ideas irracionales en torno al estrés
El estrés se convierte, de un modo negativo, en un compañero habitual del estilo de vida. Y muchas ocasiones, detrás de esta actitud estresante, existen pensamientos irracionales que nos llevan a creer que somos más responsables y productivos cuando nos preocupamos hasta el extremo por aquel proyecto que estamos haciendo.

La principal idea irracional que gira en torno al estrés es creer que este estado de ánimo es inevitable. Es decir, que es inherente a la presión que se siente ante el final de plazo de presentación de un proyecto.

El lado inconsciente del estrés

Nunca deberíamos acostumbrarnos a vivir con la prisa del estrés por una razón esencial: afecta de un modo negativo a la salud física y emocional. Sin embargo, este estrés también se alimenta de pensamientos negativos del tipo: “No puedo lograr este objetivo”, “No tengo tiempo”, “No me siento preparado para esto”.

En algunas ocasiones, el estrés también es el resultado del síndrome del perfeccionismo que sufre aquella persona que se somete a un nuevo examen cada vez que se implica en un nuevo proyecto. Desde esta perspectiva, siente que nunca está a la altura de las circunstancias, que el trabajo siempre podría estar mejor.

El estrés también puede ser una consecuencia de hábitos de gestión del tiempo. Por tanto, es muy importante que identifiques esos ladrones de energía que te hacen sufrir.

Ideas irracionales en torno al estrés
La principal idea irracional es la de posicionarnos como víctimas indefensas del estrés, como si no pudiésemos hacer nada para controlar esta situación. Sin duda, el estrés requiere un diagnóstico de contexto para identificar cuál es la causa principal que lo produce y así, encontrar un remedio. Sin embargo, si siempre actúas del mismo modo, seguirás inmerso en la misma rueda. Por el contrario, si haces algunos cambios en tu estilo de vida, conseguirás eliminar el estrés.

La interpretación que una persona hace de la existencia también puede dar origen a creencias irracionales. Por ejemplo, quienes viven la vida como si fuese una lucha permanente, tienen muchas posibilidades de experimentar estrés ante este modelo del mundo de color gris.

Ideas irracionales en torno al estrés

Cómo acabar con el estrés

Otra idea irracional es la de creer que es posible reducir el estrés a cero o incluso, que todo tipo de estrés es negativo cuando en realidad, aquel que está producido por una causa temporal concreta, y que finaliza, una vez que se ha superado el obstáculo que lo genera, es natural.

Sin embargo, para evitar el estrés crónico, es muy positivo que pares el ritmo de vida. Que hagas más espacio al ocio, que descanses mejor, que liberes tu agenda de esa lista interminable de ocupaciones. En definitiva, que vivas más el presente.

El estrés crónico roba salud, afecta al descanso, altera el apetito, tiene una influencia directa en las relaciones personales. Por tanto, en la recta final de año es un buen momento para reflexionar sobre el estilo de vida para, identificar fortalezas a mantener y debilidades a corregir. ¿Cuáles son esas creencias limitantes que te hacen sufrir? Anótalas por escrito para visualizarlas mejor.