Insight: El comienzo del cambio
Se puede definir el insight como un momento especial en nuestra vida, en el que finalmente captamos o comprendemos una verdad que podemos conocer desde hace tiempo pero que es en el momento del insight cuando la internalizamos plenamente, cuando somos plenamente conscientes de ella. Normalmente, el insight se produce tras un periodo en el que hemos realizado un trabajo profundo de autoconocimiento, como psicoterapia u otras técnicas afines.

La importancia del insight en nuestras vidas es grande, ya que suele llevar a cambios positivos en nuestra conducta, eliminando elementos y hábitos negativos de la misma, ya que suele afectar a las creencias y a la conciencia que tenemos de nosotros mismos. Si, por ejemplo, siempre nos hemos tenido por personas fracasadas pero adquirimos conciencia de que a lo largo de nuestra vida hemos tenido también éxitos, podemos cambiar nuestra concepción de nosotros mismos.

De ese modo, dejaremos de vernos como personas destinadas al fracaso y encontrar runa vía para lograr el éxito en lo que intentemos partiendo de esa nueva conciencia de nosotros mismos.

¿Por qué no el insight no llega antes? Nuestro cerebro, como nosotros, es cómodo, y suele seguir siempre las mismas rutas de pensamiento. Además, desde pequeños hemos absorbido una serie de creencias que hemos dado como ciertas sin cuestionarlas y nuestra mente pone en marcha toda una serie de mecanismos como la negación o la racionalización para evitar tener que hacer frente a aquello que puede dañarnos.

Todo ello hace que, en muchos aspectos, nuestra visión de las cosas no sea objetiva y, sólo cuando nos liberamos de todo lo que condiciona la mente, nos damos cuenta de una verdad que ha estado siempre ante nuestros ojos, pero que no éramos capaces de ver. Es entonces cuando se produce el insight.