Interpretar los dibujos de los niños
Cuando, por cualquier motivo, un psicólogo tiene que entrevistar a un niño, no es posible realizar una terapia como lo haría con adulto. Los niños, sobre todo si son muy pequeños, pueden no saber bien explicar sus emociones y sentimientos o los hechos que han ocurrido, con lo cual una entrevista con el niño nunca aportaría toda la información relativa al caso. Por ello, uno de los métodos que se utiliza es el análisis de los dibujos de los niños, ya que, a través de ellos, los niños cuentan historias.

Si a un niño pequeño le pedimos que nos dibuje, por ejemplo, su familia, el dibujo que realice no sólo representará a sus miembros, sino que nos dará pistas sobre cuál es la relación entre ellos, cómo se siente el niño en casa, cual es la dinámica familiar, etc.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el niño no elige por azar con qué va a dibujar. Dónde va a pintar el dibujo (folio, cuaderno) dependerá de su personalidad, así como los lápices que utilice. Si es un niño que se expresa con facilidad, utilizará lápices gruesos, mientras que si tiene dificultades al hacerlo, se decantará por los de punta fina.

El análisis del dibujo de un niño siempre debe hacerlo un especialista, pero existen una serie de signos que, dibujados repetidamente, nos pueden ayudar a detectar si el niño tiene algún problema:

– Si dibuja siempre personas a las que les faltan partes del cuerpo.

– Si pinta los ojos bizcos o huecos.

– Cuando las zonas oscuras del dibujo son excesivas en comparación al resto del dibujo.

– Si el niño realiza los dibujos es un espacio minúsculo de la hoja, aunque esta sea grande, y el tamaño de los dibujos sea también muy pequeño.

– Si pinta una y otra vez el mismo dibujo durante bastante tiempo, normalmente meses.