Juega bien tus cartas
Con la misma atención con la que juegas una partida de cartas o de dominó frente a un contrario también puedes arriesgar y darlo todo en las partidas que la vida te plantea. En concreto, en aquello que es muy importante para ti. Tanto que has pensado diferentes estrategias y planes para poder lograr tu meta.

Algo que puede darse tanto en el terreno profesional, por ejemplo, en la búsqueda activa de empleo. Pero también, en el plano personal. Pocos temas centran tanto la mente del ser humano como el amor. La seducción refleja el interés de quien seduce en jugar bien sus cartas y arriesgar.

No pienses en el después

Las personas que se bloquean y se paralizan, lo hacen porque quieren dar un paso teniendo todas las garantías de lo que va a pasar después. Algo que resulta literalmente imposible. La incertidumbre convierte en toda una heroicidad los actos humanos.

Por ejemplo, aquel que se arriesga a confesar sus sentimientos, incluso con la posibilidad de ser rechazado, es una persona valiente que ha jugado bien sus cartas al margen del resultado final porque en la vida, lo más importante es que seas honesto contigo mismo.

Jugar bien tus cartas implica atender al momento oportuno. En ese caso, busca un momento en el que te sientas bien y seguro de ti mismo porque en ese momento, estarás más preparado para actuar. Cuando juegas bien tus cartas eres un triunfador incluso en la derrota porque tú lo has intentado.

Juega bien tus cartas

El papel de la intuición

En la vida, no todo puede reducirse al plano de la razón, es decir, también existen momentos de lucidez inexplicables a nivel lógico que son fruto de una intuición. En algunos casos, puede que sientas que tienes que hacer algo por una simple corazonada.