Juegos de relajación para niños
Aunque a menudo pensamos que sólo los adultos sufrimos estrés y ansiedad, estos se dan también con mucha frecuencia en niños, cuando se tienen que enfrentar a situaciones nuevas para ellos, que resultan un desafío o les asustan así como cuando se ponen nerviosos y poco a poco van perdiendo el control. En estos casos, para ayudarles a manejar esa ansiedad y a que se sientan más tranquilos, podemos enseñarles unas técnicas de relajación muy sencillas:

– Como un globo: Para llevarla a cabo, indicaremos al niño que debe actuar como un globo, es decir, hinchándose de aire y después dejándolo escapar. Para ello, debe aspirar muy lentamente hasta que note sus pulmones llenos de aire y que sienta cómo su abdomen se llena también de aire, al igual que si fuera un globo. Después, el niño expulsará lentamente el aire, despacio, como un globo que se deshincha.

De este modo, haremos que el niño practique la respiración diafragmática, que poco a poco le irá relajando.

– La tortuga: En este ejercicio el niño simulará que es una tortuga que se va escondiendo en su caparazón porque el sol se va poniendo. Para ello, el niño estará en el suelo tumbado boca abajo, con los brazos y las piernas estirados, y poco a poco se irá encogiendo, sentándose sobre las piernas y ocultando los brazos, de forma que quede los más encogido posible. Mantendrá esa posición durante unos segundos y después, con la salida del sol, volverá a estirarse, siempre lentamente. De este modo, relajará sus músculos y su mente al mismo tiempo.

La relajación ayuda a que los niños rebajen su nivel de estrés, tanto mental como físico y también contribuye a disminuir la timidez del niño, así como a controlar los tics y otros síntomas que estén relacionados con la ansiedad.