La depresión a los 30 años
En nuestra sociedad actual el hecho de ir cumpliendo años parece que no todo el mundo lo lleva bien pero es que cuando se pasa el umbral de una década para entrar en otra la cosa es como que nos molesta más e incluso las personas pueden sentir una pequeña depresión transitoria por todo lo que significa pasar de década y las pocas ganas que se tienen de querer afrontar este hecho, pero en otras personas puede durar algo más. Quizá sea por el deseo de mantenerse siempre joven o por no afrontar las responsabilidades que se van adquiriendo con la edad y la experiencia.

LLegar a los 30 es llegar a una etapa en la que se mira hacia atrás y se piensa en las cosas que se han hecho bien o aquellas que no se hicieron bien y se reflexiona sobre qué camino escoger y cómo tomarlo. Es una etapa en la que se deben pensar muchos aspectos que serán de vital importancia para una persona como tener hijos o no, establecer una relación estable de pareja o vivir la soltería como una forma de vida, buscar el éxito y tomar decisiones importantes, todo ello crea una gran presión emocional que hará que pueda llegar la depresión a los 30 años.

Síntomas de que llegas a los 30

Estos son algunos síntomas de la depresión a los 30 años y de que no lo aceptas correctamente:

– Preocupación excesiva por el pasado y también por el futuro con dificultad para vivir en el presente.

– Sentimientos falta de esperanzas, indiferencia a la vida o culpa por todas las decisiones tomadas y que no fueron acertadas.

– Irritabilidad y tristeza, e incluso llantos sin motivo aparente.

– Menos disfrute social.

– Indecisión ante los acontecimientos que se presentan en la vida.

– Posibles cambios de look porque si te sientes diferente, te muestras diferente.

La depresión a los 30 años

De los 30 a los 35

De los 30 a los 35 existe un gran avance en la vida de las personas porque se supera esta crisis de inseguridad, depresión, soledad…y es que las personas a estas edades sienten que deben triunfar antes de los 35 para ser “alguien”. Pero aunque las personas se sientan atrapadas también sienten un gran deseo de cambiar para mejor lo que les hará superar esta depresión y decidir por realizar esos cambios internos que tanto necesita como cambiar de trabajo y centrarse en otra área o irse a otro país a trabajar o desarrollarse profesionalmente.

La crisis de los 30 debe verse como algo positivo y tomar decisiones con una buena actitud y siguiendo un camino en la que se goce de libertad, independencia y felicidad. Dejar de lado los conceptos idealistas de cómo debe ser la vida para tener éxito es fundamental porque hay que vivir el presente y la vida de uno mismo sin compararse con los demás.