La depresión postparto
Después de dar a luz, las mujeres suelen sentir una gran alegría ante el hecho de haber dado origen a una nueva vida y a su nueva maternidad. Sin embargo, una de cada dos mujeres, después de la alegría inicial, sentirá un gran cansancio acompañado de una tristeza indefinible y de unas ganas de llorar constantes que no le permitirán disfrutar de su hijo durante los primeros días. Esto se debe a la depresión postparto.

El origen exacto de dicha depresión no está muy claro para los expertos, aunque se cree que se debe a múltiples factores. Por un lado, tras dar a luz los niveles de hormonas como la progesterona y descienden bruscamente, lo que influye en el estado de ánimo de la mujer, al igual que el descenso en el nivel de estrógenos.

Por otro lado, también se contempla el hecho de que algunas mujeres se asustan ante la responsabilidad que tienen ante sí como madres, y esto las hace desarrollar un episodio depresivo. Con el tiempo la mujer se va sintiendo más segura de sí misma y este problema va desapareciendo.

Normalmente, cualquiera que sea la causa, la depresión post parte no suele durar más de dos semanas, al cabo de las cuales la mujer puede comenzar a disfrutar plenamente de su bebé y su nueva maternidad. Sin embargo, si pasadas esas dos semanas el estado de ánimo de la mujer no mejora, si tiene un insomnio muy pronunciado, gran sentimiento de culpa e incluso siente rechazo por el bebé, es el momento de acudir al médico, ya que puede ser que el parto haya hecho aparecer una depresión que hasta ese momento estaba latente en la mujer.