La evolución de la ternura en las diferentes etapas de la vida
Todo ser humano necesita afecto para ser feliz en su vida, en mayor o menor mediad, pero todos y cada uno de nosotros necesitamos el cariño de los demás. Un modo de recibirlo es a través de la ternura que nos ofrecen nuestros seres queridos. Esta ternura será más o menos importante dependiendo de cómo te sientas, es decir, si te siente más o menos seguro o indefenso en los diferentes momentos de tu vida.

Por ello la ternura es muy importante en todas las etapas de la vida de una persona, desde el nacimiento hasta la vejez. Pero en cada etapa tendrá una importancia diferente. ¿Quieres saber cuál es la importancia de la ternura en cada etapa? ¡Sigue leyendo!

En el recién nacido

Un bebé necesita constantemente el contacto físico con sus padres y palabras tiernas y cariñosas que le den seguridad, afecto y mucho amor en esta etapa.

En el niño

El bebé a medida que crece y se convierte en niño, la necesitad física se convierte en necesidad de reconocimiento por parte de la figura adulta, por ejemplo con una sonrisa, con palabras agradables o con gestos que confirmen su autonomía.

En el adolescente

El adolescente luchará constantemente por conseguir su propia identidad pero es muy frecuente que al mismo tiempo rechace manifestaciones de ternura porque las considera infantiles, pero esto no significa que no las siga necesitando, por lo que se le debe proporcionar respeto por su intimidad pero la misma dosis de cariño y ternura.

La evolución de la ternura en las diferentes etapas de la vida

En la vejez

En la vejez se manifiestan numerosos deterioros físicos y psíquicos, lo que le hace sentirse a la persona anciana desvalido y es por este motivo que estas personas necesitan más manifestaciones afectivas, donde la ternura sea la protagonista para mitigar, en cierto modo, la horrible sensación de soledad.