La falta de tiempo
El tiempo es un recurso escaso, el tiempo pasa y nunca vuelve atrás, no se detiene. A veces notamos que nos falta tiempo para hacer todas nuestras tareas, el trabajo se nos acumula, las horas pasan y siguen quedando cosas pendientes. Para evitar que el tiempo vaya en nuestra contra, es fundamental una óptima administración del mismo. Practica estos consejos, disfruta de lo que haces y no caigas en el estrés.

Comienza por reconocer que el tiempo es limitado, que no es eterno o prolongable. Asume que cada día tiene sólo 24 horas y organízate, sin engaños con el tiempo disponible. Pero también aprovecha los tiempos muertos. Normalmente siempre hay espacios en los que no hay nada que hacer, se convierten en tiempos no considerados pero vitales para llegar a todo. Durante los desplazamientos por ciudad, espera de trámites, aprovecha para realizar acciones que requieran poco esfuerzo. Puedes leer, repasar tareas pendientes, hacer llamadas, revisar tu correo o planificar lo que queda del día.

Recuerda que en ocasiones es imposible terminarlo todo: simplifica tus tareas diarias. Suele pasar que pensamos poder hacerlo todo, creer que podemos abarcarlo todo, pero en realidad el tiempo se nos echa encima. No caigas en esa trampa de perderse en una lista interminable de tareas por cumplir. Establece unos objetivos diarios para asegurarte de su cumplimiento y para no sentir el haber perdido el tiempo.

También es muy importante saber establecer prioridades. Antes de hundirte en la imposible tarea de estirar el tiempo o de enfrentarte a que no alcanza, prioriza las tareas que son más urgentes o que no pueden aplazarse. De este modo, podrás hacer un uso eficiente del tiempo con el que cuentas y eliminarás la equívoca sensación de un tiempo que no es suficiente.

Acostúmbrate a planificarlo todo, especialmente si tienes muchas pequeñas cosas que hacer. Merece la pena dedicar la noche anterior o los primeros momentos de la mañana para organizar el día. Te darás cuenta que ese hábito es de suma utilidad para el desarrollo de tu vida. Obtendrás mayor beneficio en menor tiempo. Ayúdate llevando una agenda diaria y cumple según lo programado.

En caso de que te siga faltando tiempo, no te queda otra que levántate más temprano. Si bien es conocido que dormir lo necesario es fundamental para el desempeño diurno y para una vida saludable, habría que resaltar que tampoco es bueno levantarse muy tarde porque el día se hace más corto y nos queda menos tiempo para nuestras actividades.