La felicidad se esconde en tu interior
¿Dónde está la felicidad? ¿Cómo y cuándo se puede alcanzar ese regalo tan preciado de la paz interior? Casi como por arte de magia, un mago te diría que la felicidad está en tu interior, y que a veces, por parecer tan evidente resulta mucho más difícil hallarla en tu corazón. Puede que hayas pasado la vida buscando de forma desesperada este bien fuera de ti mismo: en el dinero, tal vez, en el placer, en el egoísmo…

Sin embargo, la felicidad por ser un bien interno nunca depende de las circunstancias del entorno sino de la actitud con la que afrontas este camino tan misterioso de la vida. La verdad es que la obsesión de los científicos por explicarlo todo contrasta con la cantidad de misterio que envuelve la vida humana. Es un misterio el hecho de que hayas nacido en este siglo y no hace mil años. También es un misterio que hayas nacido en tu ciudad y no, en un país en vías de desarrollo. Estos ejemplo sirven para mostrar que la felicidad, claro está, también está influida por la suerte.

La felicidad se esconde en tu interior. La ventaja que se desprende de esta afirmación es que nadie te la puede quitar, sencillamente, porque nadie puede acceder al interior de la conciencia ajena. Además, se trata del mayor de los tesoros que no se puede comprar con dinero. Por tanto, incluso en la pobreza podrás sentirte relativamente bien contigo mismo. Hablamos de un grado de pobreza moderado, es decir, no extremo. Es evidente que nadie puede sentirse bien cuando no tiene un plato de comida para saciar su hambre.

La felicidad es un reto posible y alcanzable pero tú mismo debes creerte capaz de lograr este objetivo en base a la superación personal, al bienestar y al equilibrio.