La frustración de no encontrar el amor
La frustración en la vida surge cuando te has marcado un objetivo muy importante para ti y no puedes alcanzarlo. En esencia, la frustración también se vive con mayor o menor intensidad en función de la madurez de una persona. El error, a la hora de ser feliz, consiste en convertir un deseo en una necesidad. Por ejemplo, puede que tu deseo sea compartir tu vida con alguien, sin embargo, eso no significa que sea un hecho necesario: puedes estar bien solo, seguir con tu vida sin tener a otra persona. ¿De dónde procede la frustración de no encontrar el amor?

En primer lugar, de poner un peso desmedido en tu esquema de valores a la idea de tener pareja y formar una familia. Es mejor vivir con la libertad y la incertidumbre del destino: existen cosas que pueden suceder o no, ya que además, no dependen de la voluntad humana al cien por cien. Por tanto, centra tu atención en otros ámbitos de la vida que también suman mucho bienestar: autoestima, trabajo, amigos, familia, ocio… Además, las personas que viven frustración por no haber encontrado el amor, también tienden a idealizar en exceso este sentimiento.

Las parejas pasan épocas buenas, malas y regulares, por tanto, no todo es de color de rosa como en las películas. Del mismo modo, debes recordarte que aunque no hayas conocido a alguien especial hasta este momento, eso no significa que las cosas no vayan a cambiar en el futuro. En la actualidad, cuando el número de divorcios crece y la esperanza de vida ha aumentado tanto, tienes más opciones que nunca de encontrar personas que estén solas y que quieren buscar pareja. No puedes dejar que el hecho de no tener pareja, te haga sentir tal frustración que pierdas la objetividad sobre tu vida en general.