La fuerza del héroe que hay en ti
Idealizamos a héroes de ficción sin darnos cuenta de que todos somos verdaderos héroes en nuestro día a día. Tú te rescatas a ti mismo de la pena de un mal día y sobrevives a tu propio dolor con la fortaleza de un héroe de leyenda. Hacemos auténticas heroicidades para seguir sonriendo a pesar de que en la vida todos acumulamos a lo largo de años de experiencia kilos y en algunos casos, toneladas de desencanto.

Olvidar lo negativo

Existe una heroicidad cien por cien real: la mente es tan sabia y tiene un nivel de higiene tan alto que difumina los momentos negativos y otorga mucho más peso a los momentos felices. De esta forma, el balance que queda de la vida es positivo gracias a su sabor dulce.

Fe en el amor

El héroe que hay en ti sale a flote cuando vuelves a creer en el amor después de haber tenido el corazón roto en un montón de ocasiones y después de haber jurado que nunca más volverías a enamorarte. Sin embargo, de pronto, te encuentras frente a alguien que te hace vulnerable.

La fuerza del héroe que hay en ti

El trabajo diario

Existen héroes anónimos. Los verdaderos héroes no son personas que han alcanzado el éxito en su profesión sino todos esos héroes anónimos que cada día, ponen al mal tiempo buena cara y pasan ocho horas diarias haciendo un trabajo que no les gusta.

No te des por vencido

No te des por vencido y no te rindas porque detrás de cada nuevo amanecer surge una nueva esperanza: la esperanza de estar vivo, estar aquí y ser feliz. La vida nos da muchos golpes pero también, nos da alegrías. Quítate la venda de los ojos para ver la luz del sol. Dentro de ti existe la fuerza de un héroe capaz de lograr imposibles.