La importancia del espacio personal dentro de la pareja
Cuando comienza una relación de pareja, es habitual que ambos miembros de la misma pasen mucho tiempo juntos. Poco a poco se van conociendo, descubriéndose mutuamente disfrutan de su compañía, convirtiéndose ambos casi en una individualidad.

Sin embargo, a medida que la relación de pareja evoluciona y para lograr que se mantenga en el tiempo, es necesario que, además del tiempo que ambos pasan en pareja, cada uno tenga su tiempo y espacio personal. De ese modo, no sólo se mejora dicha relación, sino que además se evita que uno o ambos miembros de la pareja se sientan agobiados por una relación que les exige dejar a un lado su espacio personal y estar continuamente siendo dos.

Sin embargo, lograr ese espacio personal no siempre es fácil, especialmente si uno de los dos es muy dependiente del otro. En estos casos, lograr mantener un cierto espacio personal suele ser una fuente de conflictos, ya que se interpreta en el sentido de que quien pide su espacio no quiere estar en pareja, lo cual lleva a discusiones, quejas y reproches que, a la larga, pueden terminar con la relación.

Para evitar que esto suceda, los expertos recomiendan pasar al menos una hora a la semana pensando cada uno en sus temas personales, sin ocuparse de los que incumben a la pareja, así como liberar al otro de obligaciones (hijos, familia) de forma que pueda disfrutar de su tiempo libre, tiempo del que pueda disponer libremente.

Lograr el equilibro entre el espacio personal y de pareja no siempre es fácil, ya que necesita que ambos se comuniquen libre y sinceramente, expresando los deseos, intereses, así como los miedos o las reticencias, lo cual ayudará a aclararlas y hacerlas desaparecer. En este sentido, la confianza mutua se convierte también en un pilar fundamental para este equilibrio.