La larga espera de esperar su llamada
No hay nada más largo que la espera de una llamada de aquel chico que has conocido. Miras el teléfono una y otra vez y no ves que haya llamado ¿será la cobertura? Y dudas en si llamarle o si es mejor esperar para no parecer una impaciente. Quieres volver a escuchar su voz y poder quedar con él para verle o simplemente mantener una conversación para unir lazos pero no te llama…

O quizá la situación sea diferente. ¿Has conocido a un chico en una discoteca y pasasteis una noche genial los dos juntos? ¿Os intercambiasteis los teléfonos? ¿Esperas entusiasmada su llamada? Es posible que haya pasado una semana y él no se haya dignado a marcar tu teléfono, pero ¿por qué? ¿Por qué ocurre esto si ambos os gustasteis y mucho?

Los hombres y las llamadas

Cuando un hombre conoce a una mujer su forma de entender la situación es diferente a como lo hacen el sexo femenino aunque los sentimientos sean exactamente los mismos. Los hombres se plantean el hecho de llamar o no a una mujer que le gusta enseguida de forma similar a cuando se enfrenta a una entrevista de trabajo. ¿Cómo? Es fácil: si llaman al día siguiente parecerán desesperados y no podrían negociar condiciones.

En cambio para las mujeres ese silencio es una gran muestra de desinterés por lo que ellas perderán la ilusión e incluso son capaces de enojarse con la persona que no llama. Porque para ellas si el hombre llama al día siguiente simplemente tiene un significado: dos personas se gustaron y quieren saber más el uno del otro.

Ante estas circunstancias como mujer puedes actuar de dos formas que a continuación te detallo.

La larga espera de esperar su llamada

Olvida el tema

Si ves que no llama y tú no tienes el teléfono ni manera de contacta con él, no le des más vueltas y no detengas tu vida. Para dejar de pensar en ello llena tu tiempo libre de actividades que te distraigan y sal con tus amigos y amigas, así te sentirás lleno y feliz.

Actúa

Otra opción acertada es actuar y hacer algo al respecto. Si tienes su número y no te llama ¿a qué esperas? ¡Llama tú y sal de dudas! Pero eso sí, si te coge el teléfono no le agobies y no parezcas tú la desesperada. Es decir en lugar de hacerle mil preguntas simplemente dedícate a comentarle aspectos positivos de vuestro último encuentro como por ejemplo: “Nos lo pasamos de escándalo en la discoteca, ¿verdad?”