La lealtad del corazón
La lealtad es una de las actitudes más importantes que podemos desarrollar como personas en el plano de la amistad o el amor. La amistad significa tener respeto hacia el otro y también, sinceridad. En un lenguaje cotidiano alguien es leal cuando está ahí de verdad, formando parte de la vida del otro. El sentimiento de lealtad se trabaja de una forma consciente pero está precedido por algo que va más allá de la fuerza de voluntad.

Así sucede cuando te enamoras y sin darte cuenta, empiezas a sentir una lealtad interior hacia la otra persona que empieza a transformar tu mundo casi sin que te des cuenta. La lealtad del corazón muestra la grandeza del ser humano que puede poner límites a su individualismo estableciendo lazos que son de verdad con los demás.

La lealtad del corazón

La verdadera lealtad surge del amor

La verdadera lealtad es aquella que surge del amor en cualquier forma o manifestación. Cuando quieres a alguien de verdad te interesas por saber cómo está y deseas lo mejor en su vida porque el simple hecho de saber que algo no marcha bien en la vida del otro también es una preocupación a nivel individual. Un buen amigo se alegra con tus alegrías y se entristece con tus penas porque las líneas del cariño no terminan y acaban en un punto en concreto sino que van más allá de nosotros mismos.

El enamoramiento

La lealtad que surge en la etapa de enamoramiento muestra la parte más instintiva del corazón que se renueva con otras esperanzas gracias a otra persona que produce un efecto de luz y felicidad en el plano personal. Pero la lealtad hacia otro se trabaja de una forma consciente porque cualquier persona tiene que luchar contra sus propias inseguridades, contradicciones internas, dudas y miedos. Como ya hemos comentado en más de una ocasión en Psicoblog, solo cuando conectas con tu verdad interior puedes llegar de verdad al corazón ajeno.