La necesidad de ser escuchado
La realidad es que ser escuchado es un verdadero regalo y una necesidad vital no sólo en los momentos de tristeza sino también en los de alegría. Se trata de tener testigos de vida con los que poder compartir el presente. Sin embargo, esta necesidad vital es mucho mayor en los momentos de dolor, tristeza y sufrimiento. Lo cierto es que la capacidad de escuchar es muy difícil de tener y seguro que conoces a alguien de tu entorno que tiene esta virtud de una forma positiva. El consuelo de un amigo reduce la tristeza porque en cierto modo, la pena cuando se comparte se alivia.

En este sentido, me gustaría recordar que existe un teléfono tan excelente como el Teléfono de la Esperanza que siempre está disponible y que nunca comunica para todos aquellos que tienen algo que contar. De hecho, se puede pedir ayuda incluso en horario de noche ya que el teléfono siempre atiende gracias a la colaboración de personal voluntario que recibe una formación excelente para poder llevar a cabo esta labor. Por otra parte, conviene puntualizar que las llamadas al Teléfono de la Esperanza son totalmente anónimas y confidenciales.

Espero que en tu entorno puedas encontrar a alguien de confianza con quien hablar de tus cosas, tus preocupaciones y tus miedos. Pero en caso de que te sea imposible por cualquier motivo, entonces, no olvides que esta organización de voluntariado puede serte de utilidad en cualquier momento.

Otras entidades como el Banco del Tiempo que también funciona en base a la solidaridad de todos ofrece servicios de todo tipo. Y algunas personas precisamente, ofrecen tiempo para escuchar. Por supuesto, en Psicoblog también estamos antentos a la hora de escuchar todos vuestros comentarios. Muchas gracias y no olvides que no estás solo aunque a veces, te sientas así.