La personalidad múltiple
Son muchas las películas y novelas en las que uno de los personajes está aquejado de personalidad múltiple, pero ¿es este trastorno tal y como nos lo describen los guionistas y escritores?

El trastorno de personalidad múltiple o trastorno de identidad disociativo se caracteriza por la existencia de dos o más identidades o estados de la personalidad que controlan el comportamiento del individuo de modo alternante.

Este trastorno también se acompaña de una amnesia que impide al enfermo recordar información sobre las distintas personalidades que coexisten dentro de él. Sin embargo, la amnesia no se da en todas las personalidades, por lo que aunque lo que una de las personalidades no conoce pueden saberlo los demás.

Este trastorno puede tener su origen en distintos factores, como falta de apoyo y cariño durante la infancia ante experiencias traumáticas, maltrato infantil, o situaciones de un altísimo nivel de estrés.

Los síntomas que presenta un enfermo aquejado de este trastorno suelen recordar a los de otros como alteraciones de la personalidad o esquizofrenia, pero los síntomas característicos del mismo son:

– Capacidad cambiante para ejercer sus funciones tanto en el trabajo como en casa, desde una alta capacidad hasta la incapacidad absoluta.

– Dolores de cabeza muy intensos.

– Distintos síntomas en diferentes momentos.

– Distorsiones en el tiempo.

– Amnesia.

– Despersonalización y desrealización, que suponen la sensación de estar separado de uno mismo y ver el mundo que le rodea como irreal.

En cuanto al tratamiento, es necesario que el enfermo siga psicoterapia, en la que se busca que el enfermo integre todas las personalidades en una única o que logre una relación armónica entre las mismas, para levar una vida normal. Se suele acompañar también de tratamiento farmacológico para aliviar los síntomas.