La psicoterapia dinámica breve: sanar en poco tiempo
Una de las causas que hace que quienes piensan en acudir a un psicólogo finalmente decidan no hacerlo es la idea de que embarcarse en una terapia que durará meses o años, analizará toda su vida desde la niñez y tendrá resultados muy lentos y a largo plazo.

Esto era así cuando nació la terapia del psicoanálisis. Sin embargo, la psicología, como todas las ciencias, ha evolucionado hasta crear terapias que permiten tratar problemas psicológicos y emocionales en un periodo breve de tiempo permitiendo al paciente experimentar una en mucho menos tiempo. Una de estas terapias es la denominada psicoterapia dinámica breve.

Los pacientes que más se benefician de este tipo de terapia son principalmente aquellos que tienen dificultades en sus relaciones personales o sienten ansiedad o depresión, así como trastornos de somatización, es decir, experimentan síntomas físicos debido a problemas emocionales, como pueden ser dolores de cabeza, falta de respiración, problemas gástricos, etc. También se ha revelado eficaz en aquellos pacientes que tienen patrones de conducta autodestructivos.

Esta terapia parte de la base de que estos trastornos son el resultado de traumas que se produjeron durante la niñez e hicieron que el niño creara una serie de estrategias de supervivencia que, aunque en aquel momento le ayudaron, supusieron la creación de unas barreras para evitar los sentimientos de dolor y ansiedad que les ha llevado a no desenvolverse de forma sana cuando son adultos.

Para eliminar estas estrategias, la Psicoterapia dinámica breve permite al paciente experimentar realmente cómo se sentía ante hechos pasados y presentes, sacando a la luz sentimientos y recuerdos que el paciente por sí mismo no puede porque son demasiado dolorosos o teme recordarlos. Esto lo logra en diferentes fases que permiten determinar y eliminar cuáles son dichas defensas, liberando al paciente de sus miedos y traumas ocultos, eliminando así las dificultades y trastornos que éstos le producían.