La relación entre belleza física y bienestar emocional
La belleza física, no tiene nada que ver con encajar en el prototipo de belleza general que impera a nivel social. En realidad, la belleza es un tema muy personal y además, existen muchos modelos de belleza ideal teniendo en cuenta que existe la subjetividad, cada persona tiene un punto de vista diferente y un gusto concreto y particular.

La belleza no es un tema superficial

Estar bien con uno mismo, no es un tema superficial. Lo que sí resulta superficial es reducir la felicidad humana únicamente a este ámbito, juzgar a las personas por su aspecto físico, no ir más allá de lo que muestra alguien por fuera…

Pero en la medida en que te cuidas físicamente, también te dedicas tiempo para ti. Y este gesto, es un cariño que necesitas y que te das a ti mismo a través de una sesión de maquillaje, un cambio de look, un baño relajante, un buen masaje… A través del cuerpo, también conectamos con nosotros mismos a nivel externo e interno ya que todo placer estético genera unas sensaciones y emociones concretas.

Existen gestos de belleza que están muy vinculados con lo emocional. Por ejemplo, existen personas que quieren empezar de cero una nueva etapa y optan por un cambio de look radical.

La relación entre belleza física y bienestar emocional

La belleza externa

Mejorar tu imagen físicamente te permite sentirte mejor contigo mismo al mirarte en el espejo, ganar seguridad y confianza en ti, disfrutar de tu propia belleza… Pero la belleza física, por sí misma, no puede llenar el vacío interior de una persona insegura. Es decir, bienestar físico y emocional se dan la mano siempre que encuentras el equilibrio entre cultivar la mente, pero sin descuidar por ello, tu propio bienestar corporal.