Qué es la resaca emocional
Estamos acostumbrados a utilizar el concepto de reseca en el contexto de los efectos del sábado noche, sin embargo, las emociones también tienen su efecto resaca de un modo metafórico. Es decir, muchas emociones vividas en una intensidad alta, dejan una huella que a modo de efecto secundario, perdura en el ánimo y en el cuerpo del protagonista. Esta resaca puede visualizarse en situaciones positivas o negativas.

Por ejemplo, de un modo positivo piensa en ese plan que viviste con tal nivel de euforia emocional que más allá de la felicidad de ese momento, al día siguiente estabas literalmente agotado por la implicación en esa jornada. Con frecuencia, este tipo de sensación nos ocurre cuando hemos estado esperando durante mucho tiempo un plan determinado y una vez que ha pasado esa fecha nos quedamos un poco vacíos cuando ya ha pasado todo. Sentimos que más allá de la intensidad de ese momento, todo vuelve a la normalidad de la rutina.

La huella de las emociones en el cuerpo

La resaca emocional también es visible en situaciones de dolor. Por ejemplo, después de la muerte de un ser querido, cuando el protagonista tiene que incorporarse nuevamente al trabajo para cumplir con sus compromisos habituales, puede experimentar dificultades de concentración, desmotivación, cansancio psicológico y físico. Una vivencia que también puede darse en un desamor.

Qué es la resaca emocional
A veces, la persona resiste situaciones y se mantiene relativamente fuerte durante el proceso, sin embargo, una vez que ha pasado todo aquello, el cuerpo y la mente comienza a sentir con más fuerza todo aquello que ha reprimido en ese tiempo. Por ejemplo, muchas personas que han cuidado durante un tiempo a un familiar dependiente, comienzan a experimentar episodios de ansiedad y vacío una vez que ha fallecido ese ser querido.

La memoria de las emociones

La resaca emocional también puede visualizarse en el enamoramiento, especialmente, cuando aparece en forma de un flechazo pasajero que irrumpe con fuerza en la vida del protagonista, y con la misma fuerza desaparece. En ese caso, toda esa lluvia de ilusión, esperanza, sensación de vida en color de rosa y mariposas en el estómago, da paso a una resaca emocional de decepción y desencanto.

Qué es la resaca emocional
La resaca de las emociones refleja la memoria del cuerpo en relación con el plano emocional, es decir, cómo todo lo vivido tiene un reflejo que va más allá del instante en el que se produce. Y cuando experimentamos situaciones de intensidad alta, necesitamos un periodo de tiempo para recuperarnos del posible cansancio.

Algunas emociones producen otros sentimientos como consecuencia. Por ejemplo, la nostalgia es un sentimiento que invade nuestro ánimo ante esa tentación dulce de la añoranza del pasado. Sin embargo, la resaca emocional hace referencia a efectos más inmediatos, es decir, a sensaciones que se experimentan más a corto plazo.

Las emociones son las grandes desconocidas. El libro Emociones: Una guía interna, es una obra que puede ayudarnos a fomentar el autoconocimiento. Las emociones tienen una naturaleza intensa, forman parte de nuestra antropología, sin embargo, no solo podemos observar sus síntomas sino también, sus efectos.